Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Archivo para la etiqueta “poema”

Lecciones

Aprendí a reconciliarme con el miedo,
mirar de frente al monstruo
que habita mi interior,
y a trabajar para encontrar
el rastro de humanidad
que esconde la imagen del espejo.

Aprendí a mirar sin miedo
la cuenca de mis ojos,
a escuchar silencio en el ruido
que confunde la palabra,
a descansar sin temor
en el centro de tu pecho.

Aprendí que entre la bruma
existe un camino de girasoles
que ilumina la más oscura de las noches.

 

Dolores Leis Parra
-Inédito-

Anuncios

Canas

Turquesa, ágatas, granate, aguamarina, obsidiana, zoilita con rubí...

Turquesa, ágatas, granate, aguamarina, obsidiana, zoisita con rubí…

Despierto
decidida a dejar atrás
las canas y la indolencia
con las que el mar
vistió mi cuerpo.
Piedras de colores,
que adornarán brazos ajenos,
esperan en el taller;
rutinas con las que tinturar
el día a día de un cabello
que de nuevo luce negro.

Dolores Leis Parra

 

De tu mano

chica-caminando

Entre revueltas y giros
una vida escala la cumbre de su vida.
Lo que fue blanco en otoño
se vuelve gris o anaranjado.
La mirada trasparente
ve más allá del paso que tropieza
y frente a la encrucijada
no abandona su mano,
aunque el río le obligue
a nadar contracorriente.
Un remanso invita a echar la vista atrás,
kilómetros robados al viento
para alcanzar el sueño de adolescente
y otra vez adolescente
empezar de nuevo el ascenso
por la ladera de la vida.

Dolores Leis Parra

Indiscreta

comunión

Espío, entre los muebles,
por un cristal indiscreto
tu figura en la otra sala.
El televisor, una pantalla en negro,
no distrae mi deseo:
sentir el fuego de tu alma
en perfecta comunión.

Dolores Leis Parra

Campanadas

10513350_266894506844093_7551353919884388422_n

Desde el televisor, tu reflejo
cambia los canales.
¿Sabe lo que busca
o al igual que tú
persigue el final feliz del culebrón?
El traje blanco
«Puedes besar a la novia»
Ese avanzar por el camino del medio
que lleva a la sabiduría
y a la felicidad del amor correspondido.

Resuenan las campanas
de la iglesia cercana
y aunque su eco no tenga sabor a boda
la novia ya no tiene dudas.

Dolores Leis Parra

Comieron perdices

photo

Erase una vez dos poetas que nunca dejaron de amarse. Desconocían el motivo de la ruptura, de pronto, un día, se miraron en la distancia de un armario vacío y una maleta llena.
Él, en las noches de farra y borrachera, llama a una amiga común para hablarle, entre sollozos, de un amor vivo.
Ella encontró consuelo en otros brazos pero se niega a cerrar los ojos para no confundir rostros y emociones.
Comieron perdices, más de aquel amor sólo quedan los poemas.

Dolores Leis Parra

Todo es sencillo

Gratitud

La sencillez reside
en la humildad de los actos
y las letras reposadas.
No utilices complicadas rimas
para decir «te amo»
ni te pierdas en abismos
de palabras rimbombantes.
Metáforas las justas
para embellecer sin confundir
y nunca olvides sonreír
cuando cae la tarde.

Dolores Leis Parra

Sin título

Fantasma
Granizo de besos y tristeza a partes iguales.
Su fantasma, como una maldición,
entro en tu sangre una mañana de verano.
La voz en el silencio,
un reflejo en los cristales,
el nombre que navega por tus venas.
Dolores Leis Parra

Geometría del corazón

Depredadora

La línea recta de la vida se ha convertido en hexágono,
cada vértice un canto y en el centro la melodía desafinada de tu voz.
Controlas poco y mal los sentimientos, las emociones,
un corazón tan grande alberga mucho amor y poco sentido común
que es el más común de todas las faltas de sentido.
Pudiste dar carpetazo y no supiste hacerlo, se escurrió de las manos
derramando cientos de páginas que vuelan libres en busca de autor
ante la mirada atónita de tanto obtuso que no entiende de alas.
Las palabras huyeron conscientes del alma moribunda que te habita,
engulles los mensajes, propios y ajenos, para calmar su falta, tu locura
y la necesidad de escribir nuevos versos entre tanto sueño emborronado,
pero el efecto rebote te deja tan hambrienta de cariño
que sales a la caza del cazador, depredadora silenciosa en un bosque de asfalto.
«Si no estás dispuesto a morir aléjate de mi camino».

Dolores Leis Parra

 

Páginas en blanco

Ven a vivir conmigo

Tu mente un libro
con demasiadas páginas en blanco,
sin pasado, sin futuro
con un presente lleno de borrones
que tiñe de gris su tendencia a la culpa
mientras aprendes a perdonarte.

Vuelves a la esencia de tu alma,
escribes algunos chat y te repites:
eres escritor,
te sientas frente a un poema,
ante el VI de la novela nueva
¡Sorpresa! -sonrisa- ¡Capítulo terminado!

Quizá sea el comienzo del perdón
el renacer de la Diosa,
descubrir la guía que te muestra
el interior de la escritora, de la mujer,
de la amiga, de… pongan otros el nombre,
hay palabras que todavía huyen de ti.

Dolores Leis

Navegador de artículos