Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Archivar para el mes “abril, 2016”

Vuelta a las aulas

 

13081851_526090840924457_797100137_n

Fueron días repletos de eventos relacionados con los libros, no en vano el sábado se celebró su día. Muchos actos para honrar y reivindicar a este olvidado amigo, a quienes dedican horas y desvelos para darle vida y por supuesto al lector, que hace de cada página una nueva aventura.

Tuve la fortuna de ser invitada al Liceo Luis Humberto Acosta, en la comuna de El Monte de la Región Metropolitana para acompañarles en las actividades que con motivo de ese día habían preparado, un 23 de abril (en este caso viernes 22) diferente, al menos para mí que no pisaba un aula escolar desde que mis hijos terminaran el instituto. Las puertas de las clases estaban vestidas de gala en homenaje a conocidas historias de la literatura: Alicia en el país de las maravillas, El principito, Romeo y Julieta

Primera parada para visitar a los autores chilenos, Neruda, Gabriela Mistral, Nicanor Parra y Marcela Salas que nos hicieron un breve recorrido por su vida y obra antes de acudir a la sala de arte, dónde tendría lugar el foro literario con los alumnos de 4º medio, entre los cuales, según me indicó su profesor de lenguaje, hay algunos con esa voz tan necesaria para quien tiene entre sus inquietudes seguir llenando el mundo de libros e historias. Hubo mucha participación, ganas y buenas preguntas, espero que las respuestas estuvieran a la altura de quienes amablemente se tomaron unos minutos para compartirlos conmigo.

Los pequeños de 1º y 2º básico me recibieron con cariño y abrazos. Al explicarles la profesora a que me dedico quisieron saber si yo había escrito Papelucho, personaje de cuento muy querido por todos los niños que en ese momento ocupaba la pizarra. Lejos de perder la sonrisa con mi negativa, redoblaron las risas y los abrazos entre comentarios, preguntas y posar para una foto de recuerdo.

Pinceladas de su historia, el misterio que alberga sus muros, un café con sopaipillas y muchísimo cariño, formaron parte del equipaje que viajó conmigo en la micro a mi regreso. Un día diferente en que los libros y los estudiantes fueron los auténticos protagonistas. Me abrieron las puertas de su mundo, mirada atenta, sentidos alerta, mente abierta; en esto de la literatura nunca se deja de ser aprendiz.

Dolores Leis Parra

 

Casino

Casino

Soy consciente de que a lo largo de mis casi cinco décadas he tomado decisiones que han ocasionado dolor y malestar a terceras personas, decir lo contrario sería engañarme a mí misma que no a los demás, que fueron testigos de ello. «Aciertos y errores» que han traído y llevado mi vida por distintos derroteros, más o menos amargos, más o menos dulces, pero en los que siempre he sido yo quien ha decidido y actuado en consecuencia, intentando no culpar a nadie cuando las cosas no salían como deseaba, ni regodearme por mucho tiempo (patada y hacía arriba) en el fango que a veces acompañaba esas decisiones.

Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio está muy de moda, predicar sin el ejemplo; no opinar, condenar;  hablar más de la cuenta y en muchas ocasiones a quien no corresponde pues simplemente pasaba por ahí, se ha convertido en deporte nacional ¿o ya lo era?

En un mundo de adultos hay que dejar de buscar excusas y asumir la responsabilidad que tiene cada uno en esta ruleta en que se ha convertido vivir, sí no quieres jugar no apuestes y si apuestas tienes que estar preparado para lo que salga, bueno o malo y en la vida, como en los casinos, casi siempre gana la banca.

Dolores Leis Parra

 

Órdago a «la chica»

small-town

Está lloviendo y desde la quinta planta del Costanera se ve una ciudad apresurada y gris. De momento, sin paraguas, aquí me quedo, atrapada entre un latte y un sueño.

Siento la melancolía de un café acompañada, de palabras habladas y no escritas, de besos y abrazos reales, no virtuales. Me invade el otoño y las ausencias pero aún no llega el momento de regresar, todavía queda mucho que pensar. He aprendido que no se trata sólo de tomar decisiones, también hay que convivir con la duda de si las decisiones, que tanto cuesta tomar, son las acertadas, porque apuestas sin tener el cien por cien de las certezas, ¿qué jugador las tiene?, y encima tú no eres jugadora, siempre dejaste que otros tiraran los dados por ti.

En un mundo de truhanes hay que moverse con cautela, confiar en las cartas que el azar puso en tu mano y de cuando en cuando arriesgarse con un órdago a «la chica» aunque sea de perdedores. Causalmente los milagros también existen.

Dolores Leis Parra

Navegador de artículos