Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Archivar para el mes “diciembre, 2015”

Laberinto

1798283_481639165369625_597635656558667776_n

Cada día más difusas, más etéreas…
Las señales ya no indican el camino, entre cruces y revueltas han perdido el norte -y el sur-. Son tantas que a veces parecen un laberinto diseñado para que abandone. Quizá el Universo está enfadado y las envía en un código extranjero que no logro descifrar.
Postdata: Siempre fui negada para los idiomas.

Dolores Leis

Mina

Mina

Hay un Drácula riéndose
por cada hombre que la ama,
un ser que se esconde
quién sabe a la espera de quien,
quizá del propio Drácula.

Dolores Leis

Jirones

mujer difuminada

Frente al televisor, culebrones.
Culebrón mexicano repetido
¿De qué año estamos hablando?

Fue en Semana Santa
y viajabas a Las Palmas,
aterrizaste con dos niños
y sueños en las maletas.

Ya en el hotel, apenas a dos calles
Las Canteras (playa de pobres decían),
una habitación con tres camas,
mínima cocina y enorme bañera
donde arrancarse la arena y la sal,
espacio desperdiciado para un cuerpo
que atesora demasiada
ciudad entre las venas
para poder apreciarla.

Ese culebrón también lo he visto.
¡Pobre Lola Calamidad!
¡Tan parecida a ti!
Tan sola y vapuleada,
desgreñada y sucia
con la ropa raída
metáfora del alma.

Al borde del llanto
pulsas el Off
y escapas de casa.

Hoy no me busquen
porque de mí
no encontrarán nada.

Dolores Leis Parra

Mujer que fuma

Mujer que fuma 

Locura sería considerar un beso cosa inestimable.
                    «Las 1001 Noches».

Sentada en la escalera
esperas a un hombre
que, cigarro en mano,
dejará en tu boca sabor a tabaco.

Acariciará tu cuerpo,
buceando en tu sexo
provocará mil y un placeres
reclamando un nombre de tus labios
con aroma de tabaco.

Dolores Leis Parra

Navegador de artículos