Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Archivo para la etiqueta “pasado”

Relatividad

Quien sabe lo que nos depara el pasado.
La frase no es mía, la he leído de un contacto que a su vez lo leyó en fb y me parece una frase genial, ¿qué es el futuro sin pasado? A veces hay que vivir el pasado y el futuro en el mismo plano, por igual y en paralelo, ambos son giros de una moneda lanzada al aire.
Se dice que somos la consecuencia de lo que decidimos en el pasado, no sólo ese pasado que recordamos y engloba nuestra niñez y adolescencia, no sólo de esos pasos certeros o equivocados que dimos en la vida adulta; también de todas las elecciones de las muchas vidas que nos tocó vivir en distintas épocas y con distintos cuerpos.
Podemos creer que el cuerpo que lucha por la supervivencia en este plano es el mismo que, en otras dimensiones, se manifiesta como envoltorio de una mente que necesita diferentes sueños para ser feliz de los que somos conscientes aquí y ahora… también podemos no creer.
Es cierto que nadie sabe lo que nos depara la vida, ni pasada ni futura ni presente por que éste cambia con un suspiro, una palabra, una lágrima… El presente es el más efímero de los tiempos y quizá por eso nos cuesta tanto vivir en él, es más sencillo regresar al pasado que, en su intemporalidad, se hizo eterno o renegar de ese futuro, de equilibrio incierto, en que se transforma la lágrima al deslizarse por la mejilla, y mientras, en un brevísimo lapso de tiempo nos asalta la inquietud  de no poder responder la más sencilla de las preguntas: si nos anclamos al pasado renegando del futuro ¿qué sentido tiene desafiar al presente?, y como no encontramos respuesta relativizamos, cual genio loco, los conceptos espacio-tiempo y seguimos respirando.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Cristal

Melancolia

«Para Lupe que siempre me presta su ventana»

Invita el ventanal al recuerdo.
Tras el cristal la juventud de un alma envejecida cubierta por harapos de sentimientos, y besos de cerveza en tardes de amor y farra, en noches de llantos infantiles y madrugones de colegio.

Invita el ventanal a soñar despierto.
Tras el cristal un porvenir de café y refrescos, rellenar boletos que ayuden al azar y acelerar el tiempo. Las arrugas en el rostro, la flacidez del pecho que, vistiendo un alma adolescente, se empeña en encontrar la pasión encerrada en los besos.

Dolores Leis Parra

 

Espejos

En un rincón del viejo altillo, dónde la luz apenas rasga el negro sueño, descansa vestido de  luto pueblerino, el olvidado espejo.

Manos temblorosas lo desnudan. Es día de cabellos coloreando canas; de ojos perspicaces que bajo los diamantes descubren el ajado cuello; de manicura francesa quebrada en capas. La sobriedad del traje, corte impecable, sin una arruga, cae desmadejada sobre un cuerpo que trata de engañar el paso del tiempo.

En el espejo del pasado busca la sonrisa de aquel primer beso robado en la noche.

El espejo de la vida le muestra un hermoso cadáver tirado en la arena.

El cristal del futuro levanta el vuelo. No regala una mirada a aquel, que nunca volvió la vista mientras le abandonaba.

Cumplido el ritual, gana su batalla a la muerte. El hermoso cadáver que es da paso a una regia dama. Manos serenas lo cubren con su luto pueblerino, a la espera de que la llave gire de nuevo y lo rescate del olvido. Aunque la vida sólo dure unos breves minutos.

Dolores Leis Parra

Navegador de artículos