Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Archivo para la etiqueta “futuro”

Relatividad

Quien sabe lo que nos depara el pasado.
La frase no es mía, la he leído de un contacto que a su vez lo leyó en fb y me parece una frase genial, ¿qué es el futuro sin pasado? A veces hay que vivir el pasado y el futuro en el mismo plano, por igual y en paralelo, ambos son giros de una moneda lanzada al aire.
Se dice que somos la consecuencia de lo que decidimos en el pasado, no sólo ese pasado que recordamos y engloba nuestra niñez y adolescencia, no sólo de esos pasos certeros o equivocados que dimos en la vida adulta; también de todas las elecciones de las muchas vidas que nos tocó vivir en distintas épocas y con distintos cuerpos.
Podemos creer que el cuerpo que lucha por la supervivencia en este plano es el mismo que, en otras dimensiones, se manifiesta como envoltorio de una mente que necesita diferentes sueños para ser feliz de los que somos conscientes aquí y ahora… también podemos no creer.
Es cierto que nadie sabe lo que nos depara la vida, ni pasada ni futura ni presente por que éste cambia con un suspiro, una palabra, una lágrima… El presente es el más efímero de los tiempos y quizá por eso nos cuesta tanto vivir en él, es más sencillo regresar al pasado que, en su intemporalidad, se hizo eterno o renegar de ese futuro, de equilibrio incierto, en que se transforma la lágrima al deslizarse por la mejilla, y mientras, en un brevísimo lapso de tiempo nos asalta la inquietud  de no poder responder la más sencilla de las preguntas: si nos anclamos al pasado renegando del futuro ¿qué sentido tiene desafiar al presente?, y como no encontramos respuesta relativizamos, cual genio loco, los conceptos espacio-tiempo y seguimos respirando.

Dolores Leis Parra

Anuncios

En un reino de titanes

Onírico

Hubo un tiempo en que el mundo se desmoronaba sobre ti,
un tiempo de sueños inalcanzables y muerte lenta.
Aprendiste que la noche no alumbra a todos por igual,
que por una triste jugarreta del destino, tu estrella vaga errante en el infinito.
Reemplazaron los sueños otros sueños, que marcaron episodios felices del camino
consciente de tus defectos en un mundo, donde siempre prima la perfección.
Ahora, desde la imperfección que te hace pequeñita en un reino de titanes,
desafías a la vida tomando las riendas del presente y del futuro.
Y son cientos las estrellas que iluminan tu noche.
Y otros tantos los sueños que te quedan por cumplir… y cumplirás.
Y sumarás momentos felices a los habidos en el pasado.
Y restarás lágrimas a los años que te quedan por vivir.

Dolores Leis

Proyectos

 

A los que esperéis encontrar un relato en esta entrada, os aviso de antemano que no será así. Tampoco una poesía, de esas que de cuando en cuando, dejo caer en el blog. Ni tan siquiera, uno de mis muy escasos artículos de opinión.

Hoy escribo para contaros que tengo muchos proyectos. Proyectos que me ilusionan y a los que voy a lanzarme sin aturullarme más de lo necesario, pues mi natural cobarde, haría que me echara  para atrás por miedo al fracaso. Soy un poco supersticiosa y prefiero callar de momento. Pero prometo que conforme se vayan haciendo oficiales, los contaré sin demora.

Mi padre es amante de los refranes y convivo con ellos de chica, es por ello que conozco muchos y variados. Cuando la frase cauta  <<Quien mucho abarca, poco aprieta>> irrumpe en mi cabeza, decido no hacer de ella lema de esas ilusiones. Al contrario, el refranero español que es sabio y en muchos casos contradictorio, me invita a escudarme en <<Querer es poder>> qué me parece más amable y positivo. Además, yo quiero y puedo.

Aunque pueda sonar pretencioso, quiero disculparme con los seguidores habituales del blog, ya que soy consciente que mis entradas se han espaciado en el tiempo. Los que me leéis con menor frecuencia quizás no lo hayáis notado, pero ahí van también mis disculpas. Pues todos, habituales y esporádicos, sois los depositarios de las palabras que nacen de mí y sin lectores, morirían también en mí.

Dolores Leis Parra

 

 

Espejos

En un rincón del viejo altillo, dónde la luz apenas rasga el negro sueño, descansa vestido de  luto pueblerino, el olvidado espejo.

Manos temblorosas lo desnudan. Es día de cabellos coloreando canas; de ojos perspicaces que bajo los diamantes descubren el ajado cuello; de manicura francesa quebrada en capas. La sobriedad del traje, corte impecable, sin una arruga, cae desmadejada sobre un cuerpo que trata de engañar el paso del tiempo.

En el espejo del pasado busca la sonrisa de aquel primer beso robado en la noche.

El espejo de la vida le muestra un hermoso cadáver tirado en la arena.

El cristal del futuro levanta el vuelo. No regala una mirada a aquel, que nunca volvió la vista mientras le abandonaba.

Cumplido el ritual, gana su batalla a la muerte. El hermoso cadáver que es da paso a una regia dama. Manos serenas lo cubren con su luto pueblerino, a la espera de que la llave gire de nuevo y lo rescate del olvido. Aunque la vida sólo dure unos breves minutos.

Dolores Leis Parra

Navegador de artículos