Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Órdago a «la chica»

small-town

Está lloviendo y desde la quinta planta del Costanera se ve una ciudad apresurada y gris. De momento, sin paraguas, aquí me quedo, atrapada entre un latte y un sueño.

Siento la melancolía de un café acompañada, de palabras habladas y no escritas, de besos y abrazos reales, no virtuales. Me invade el otoño y las ausencias pero aún no llega el momento de regresar, todavía queda mucho que pensar. He aprendido que no se trata sólo de tomar decisiones, también hay que convivir con la duda de si las decisiones, que tanto cuesta tomar, son las acertadas, porque apuestas sin tener el cien por cien de las certezas, ¿qué jugador las tiene?, y encima tú no eres jugadora, siempre dejaste que otros tiraran los dados por ti.

En un mundo de truhanes hay que moverse con cautela, confiar en las cartas que el azar puso en tu mano y de cuando en cuando arriesgarse con un órdago a «la chica» aunque sea de perdedores. Causalmente los milagros también existen.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: