Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

El bosque mágico

 

Besos-34

Saliste de casa tan presurosa que llegaste a la cita demasiado temprano. Lo comprobaste al mirar la hora en el reloj.

Subiste las escaleras…

Bajaste…

Volviste a subir…

Silencio en aquella hora temprana de verano. Ningún corredor se anima a madrugar y cumplir los kilómetros establecidos antes de que el sol haga imposible la carrera.

Bajaste las escaleras…

Subiste…

Volviste a bajar…

Una carretera ausente de coches en aquella hora temprana de verano. Un maldito autobús que pasó a deshora llevándote al destino demasiado pronto. Lo comprobaste al mirar de nuevo la hora en el reloj.

Subiste las escaleras…

Bajaste…

Volviste a subir…

Silencio desde la baranda de madera que permite ver en el cercano parque un velador vacío. Horas después cambiarías el café por acariciaros el desnudo antebrazo con la yema de los dedos, ante la mirada indiferente de una pareja que decidida a quemar los excesos de la noche, corre.

Bajaste las escaleras…

Subiste…

Volviste a bajar…

Silencio…

Miradas al camino…

Sonrisa…

Abrazo…

Lenguas que se reconocen…

Cuerpos que se acoplan…

Pinos, tierra y rocas…

El bosque mágico.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: