Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

La cata

La cata

Regresó al coche, en el maletero aún quedaban un par cajas; poco equipaje teniendo en cuenta, que albergaban todo su pasado. Buscar el lugar idóneo para cada cosa, apenas le llevó unos minutos.

Satisfecha, se recompensó por el trabajo bien hecho descorchando un reserva de 2009, Ribera por más señas. Se sirvió una copa, observó, aspiró, brindó y cató. Era excelente. Después, sonriendo malévola derramó el resto del vino por el fregadero.

Su marido la observaba con ese rictus enojado que nunca le abandonaba. Pero ya no le temía. Quedó sepultado en aquella bodega junto al amor de su vida.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: