Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Noche de difuntos

Hacía ya varios días que María Vargas no conseguía descansar. Se despertaba en medio de la noche acuciada por un sudor frío al que seguían molestos temblores; cuando cesaban, conciliar de nuevo el sueño era casi imposible. Amanecía pálida y ojerosa, apenas nada quedaba de aquella piel rosada que llevara a  enloquecer a más de un caballero en su afán por acariciarla. Las sombras violáceas que enmarcaban los ojos, semejaban una oquedad que enmascaraba el negro iris que tantos halagos provocara en boca de algunos enamorados. Aquejada de un mal que desconocía, sabía de los susurros a sus espaldas, de los rumores que su estado provocaba en la servidumbre; alguien habló del Diablo y ni siquiera las amenazas que Lolita Mayoral, la cocinera, le hiciera al servicio de arrancar su piel a tiras y cocerla en un caldero, surtieron efecto para acabar con ellos.

Deambulaba de madrugada Isabela Vargas por los pasillos de la Bernalesa, en pos de un vulgar vividor que se alojaba provisionalmente en el cortijo, cuando al pasar junto al dormitorio de su hermana escuchó ruidos más propios de animal que de ser humano. Recordó las historias que sobre fieras y monstruos giraban en torno a aquella noche, víspera de difuntos; mal día para mantener una cita clandestina. Los sonidos que se escuchaba al otro lado de la puerta tampoco eran muy tranquilizadores ¿se encontraba su querida María, encerrada en las profundidades de una pesadilla? Era su deber, como hermana mayor, entrar y despertarla, calmar su miedo y tumbarse junto a ella hasta que el sosiego volviera a su cuerpo… Juró al día siguiente que trató de entrar en el dormitorio, que su mano se posó en el pomo de la puerta dispuesta a hacerla girar, que los dedos se aferraron con fuerza e incluso, se ayudó del hombro para vencer la resistencia que desde el otro lado le ofrecían. No, no pudo gritar, la voz quedó atrapada en la garganta cuando sintió el roce de unas uñas deslizarse sobre la madera.

El periodista inglés, huésped de la casa, aseguró que vio una sombra correr en dirección al monte. No supo decir a ciencia cierta si era animal o persona. Si observó que tenía el cuerpo cubierto de blanco, posiblemente restos de la tela que encontró prendida entre las matas al emprender desde el jardín el regreso a su habitación. Claro que estaba totalmente seguro de lo que decía, porque cuando la gasa con forma de nubes que cubría el cielo dio paso a la luna llena, recordó que según sus creencias anglosajonas, esa era la noche en que los espíritus errantes, abandonaban el descanso para atormentar a aquellos que les atormentaron en vida.

Sobre la cama, descansaban los jirones del blanco camisón, en algunos trozos podía distinguirse las iniciales bordadas. A lo lejos el viejo lobo, llamaba a su manada.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “Noche de difuntos

  1. llamendalerenda en dijo:

    Reblogueó esto en Mi rincón de los libros.

  2. Anónimo en dijo:

    Muchas gracias por compartirlo. Me alegra que te gustara esta mezcla de romanticismo y terror.

  3. me ha gustado mucho, es muy Bécquer, y mi manera de escribir también es mucho de mezclar géneros. te conozco de las promociones de la esfera cultural, y he leído tres relatos tuyos. mi preferido, el del viejo que muere a la orilla del mar. gracias a tu web he encontrado un montón de nombres de revistas, y quizás ahora mismo mande algo a corazón literario, a ver si me doy a conocer. ahí te dejo la dirección de mi blog, por si te apetece devolverme la visita y hacerme una crítica autorizada. saludos.

    • Gracias por tus palabras, me alegro de que te gusten mis relatos y que me hayas escrito para decírmelo, siempre es bonito recibir buenos comentarios. “La muerte entre olas y recuerdos” fue un relato muy emotivo a la hora de escribirlo.
      Ten por seguro que pasaré por el blog y leeré tus relatos. Veo que se llama Neorrealismo virtual y que firmas como Alejandro Vargas. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: