Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Cuaderno de ruta: Regreso

Agotados ya los días en Granada, sólo nos queda el regreso a Villaescusa de Haro.

Hemos buscado alternativas al camino de ida, por lo que se nos ha permitido ver, que no visitar, otras de las fortalezas que formaban la defensa de Al-Andalus en el Poniente granadino, si bien es cierto, que en esta ocasión, se hayan situadas en dos pueblos de la provincia de Jaén. Alcalá la Real y Alcaudete.

Alcalá la Real nos indica a la entrada de la fortaleza amurallada, que nos encontramos en la “Ruta de los Castillos y las batallas”. Según nos explicaron ayer, fue la última en caer mediante la lucha, pues Montefrío se rindió sin presentar batalla tras el asedio.

El nombre que recibe es Castillo de La Mota, restaurado aunque sin que la línea divisoria entre lo original y lo reformado se aprecie en demasía. Dos torres se alzan a los lados de la muralla, por supuesto no puede faltar la iglesia, hermosa y majestuosa, cuyo campanario se alza por encima de dichas torres.

Dejamos atrás Alcalá la Real y mientras tomamos la carretera que nos llevará hasta Alcaudete, podemos distinguir, solitarias sobre las lomas, algunas Torres Vigía.

Desde la nacional distinguimos el Castillo de Alcaudete, reconvertido en hospedería. La iglesia, fiel compañera, no se encuentra como puede parecer, fuera del recinto amurallado, una mirada más detenida, nos muestra que el edificio se encuentra en el terreno comprendido entre la primera y la segunda muralla, ésta última, totalmente derruida, era la encargada de proteger a la población civil que vivía en el interior de la fortaleza pero sin llegar a mezclarse con el ejército que ocupaba la parte más elevada del terreno. Se trata de Santa María la Mayor (siglos XIV y XV) y posee un Pórtico impresionante. Sobre ella, por detrás y en lo alto, se eleva lo que hoy denominamos castillo, pero para los árabes fue fortaleza.

 

El viaje de regreso continúa sin contratiempos y ya sin apenas paradas. Mientras buscamos la incorporación hacía la nacional, atravesamos un pueblo que lleva el nombre de Venta de Pantalones. Lo anoto como una de esas curiosidades, que no se sabe muy bien si son divertidas o una putada. Imaginaros cuando les preguntan de donde son…

Finaliza pues este cuaderno de ruta llegamos a Villaescusa de Haro, y desde la casa familiar, pongo punto final a esta bitácora. Es mi deseo haberos hecho disfrutar con este viaje, de no ser así, respirad aliviados que ya ha terminado.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: