Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Cuaderno de ruta: La Enrea

Me despierto por culpa de un sueño en el que mezclo un futuro de ciencia-ficción, con lugares conocidos de mi presente y mi pasado, la plaza central de donde vivo en Rivas y el descampado en el que jugaba de niña en Moratalaz.

El azar, hace que me despierte minutos antes de las campanadas de las cinco, que suenan desde una de las iglesias de Montefrío.

Escribo a oscuras, mientras en mi cabeza resuena la canción “Los tejados” de Cómplices y miro como las estrellas se apagan lentamente dando paso al amanecer. El gran ventanal a la altura de los ojos, me permite sin tener que levantarme de la cama, tan bonito espectáculo. No olvido decir que la sonrisa no se borra en ningún momento de mis labios.

Escribo a oscuras para no molestar a Manolo que duerme. Espero que mi letra sea legible cuando con más calma, pase a limpio estas notas, pero era tal mi ansia de contar, que no he podido esperar a que fuera de día para fijar en papel las primeras impresiones de este día, que con pena, sé es el día de regreso.

Las estrellas, las peñas y los tejados. Paisaje que se divisa desde la habitación 21 del hotel La Enrea me dicen adiós, mientras el reloj de la iglesia, continua implacable marcando las horas.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis…

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: