Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Insomnio

“No me esperes despierta. El vuelo lleva retraso” Qué difícil conciliar el sueño cuando aguardas impaciente su llegada.

Y llegó al fin. Qué sosiego escuchar la llave girar en la cerradura, ver filtrase por la puerta el tenue resplandor de la luz de la entrada. Y ahora sí, quieres cumplir su deseo y tratas de dormir a pesar de que el insomnio acecha en la habitación.

El cuerpo propone pero es la cabeza quien finalmente dispone, y ésta, no estaba por la labor de dejarse envolver por los suaves brazos de Morfeo. Y saltó el insomnio sobre ti, meciendo tus atormentados pensamientos en tempestades marinas y vientos huracanados. Un torbellino de sentimientos que giran y giran y giran vertiginosamente mientras buscas en vano un segundo de paz que te permita huir del remolino, del  temor al cambio, del miedo a arriesgar, de fallar a los que te quieren, de haberte equivocado al elegir ese nuevo camino.

Pero cruje la cama, se hunde el colchón y su mano te rodea la cintura. Su respirar, cálido y acompasado acaricia tu mejilla llenándote de certezas. No, no erraste en el camino, no lo hiciste hace más de veinte años y tampoco lo has hecho ahora.

Por fin tu alma se entrega al descanso; huyen despavoridos vientos, torbellinos y tempestades. Morfeo te envuelve y tú te dejas agradecida mecer por él.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: