Dolores Leis

"No importa cuán lentamente avances mientras no te detengas"

Uno de esos días

Somos humanos, lo que supone que no siempre las cosas resultan como deseamos. Gritamos, pataleamos y tras la rabieta nos sentamos en un rincón a lamernos las heridas y compadecernos de nosotros y las circunstancias que nos rodean.

Hoy, sería uno de esos días, pero la capacidad de recuerdos que tiene nuestra mente, me devuelve el pensamiento en forma de palabras, de sentimientos gratos, de buenas sensaciones… Me devuelve a lecturas de Paulo Coelho en las que me nombré “guerrero de la luz”, me recuerda que soy parte del Universo y que el Universo forma parte de mí hasta el punto de que mi interior contiene de toda su sabiduría.

No podemos, ni debemos escondernos en un rincón, ni lamentarnos de nuestra posible mala suerte. Tras la desilusión del momento, lo cabal, lo sereno, lo sensato es meditar sobre la situación, analizar, descubrir cuáles son los errores cometidos, planear el contraataque y preparar la estrategia que nos permita salir de ese estado,  acercando nuestros deseos y proyectos al mundo real.

El desaliento ha de durar lo estrictamente necesario, sin regodeos, sin pensamientos repetitivos. “Lo hecho, hecho está. Cambiaré mi actitud ante la dificultad y la próxima vez saldré victorioso”. Sé que mi mente es infinitamente poderosa y crea junto con los actos, mi futuro.

“El Guerrero de la luz respira hondo antes de afrontar el combate. Sabe que los nervios y la precipitación le pueden llevar al fracaso. Se para y medita; es preferible perder unos minutos a no superar la prueba. Lucha con sus armas, la físicas (actos) y las mentales (concentración). Comprende que la unión de ambas son el camino que le conducirá a conseguir su meta y aunque haya momentos en que le cueste mantenerse firme, sabe que parándose un segundo y mirando en su interior, la decisión que tome, siempre será acertada.”

Pido disculpas a Paulo Coelho por tomar prestado el concepto de “Guerrero de la luz” para expresar lo que siento, lo que pienso, lo que anhelo…, pero le agradezco infinito ese término, pues es difícil expresar en tan pocas palabras la verdadera esencia del ser humano.

Dolores Leis Parra

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: